muhammad,biblia,Christ

Muhammad (que Al-lâh exalte su mención) en la Biblia [1]

muhammad,biblia,ChristMuhammad (que Al-lâh exalte su mención) en la Biblia   
Profecías Bíblicas sobre el advenimiento de Muhammad
Abraham es ampliamente considerado como el Patriarca del monoteísmo y el padre común de los judíos, cristianos y musulmanes. A través de su segundo hijo, Isaac, llegaron todos los profetas Israelitas incluyendo altísimas figuras tales como Jacob, José, Moisés, David, Salomón y Jesús (que la paz y la bendición estén sobre todos ellos). El advenimiento de estos grandes profetas era el cumplimiento parcial de las promesas de Dios, el de bendecir a las naciones de la tierra a través de los descendientes de Abraham (Génesis 12:2-3).  Tal cumplimiento es aceptado sinceramente por los musulmanes cuya fe considera la creencia y el respeto de todos los profetas como un artículo de fe.


BENDICIÓN DE ISMAEL E ISAAC
¿Estuvieron el primer hijo nacido de Abraham (Ismael) y sus descendientes incluidos en el pacto y las promesas de Dios? Unos pocos versículos de la Biblia pueden ayudar a arrojar alguna luz sobre esta pregunta:    
1. Génesis 12:2-3 habla de la promesa de Dios a Abraham y sus descendientes antes de que le hubiera nacido ningún hijo.   
2. Génesis 17:4 reitera la promesa de Dios después del nacimiento de Ismael y antes del nacimiento de Isaac.   
3. En Génesis, c.21 Isaac fue específicamente bendito pero Ismael también fue bendecido específicamente y recibió la promesa de Dios de llegar a ser «una gran nación», sobre todo en Génesis 21:13, 18.   
4. Según Deuteronomio 21:15-17 los derechos tradicionales y privilegios del primer hijo nacido no serán afectados por el estado social de su madre (siendo una mujer ‘libre’ como Sarah, la madre de Isaac, o una «Sierva» como Hagar, la madre de Ismael. Esto sólo es consistente con los principios morales y humanitarios de toda fe revelada.   
5. La plena legitimidad de Ismael como hijo de Abraham y “semilla” y la plena legitimidad de su madre, Hagar, como la esposa de Abraham está declarada claramente en Génesis 21:13 y 16:3.   
Después de Jesús, el último mensajero y profeta israelí, era tiempo de que la promesa de Dios de bendecir a Ismael y a sus descendientes se cumpliera. Menos de 600 años después de Jesús vino el último mensajero de Dios, Muhammad (que Al-lâh exalte su mención), de la progenie de Abraham a través de Ismael. La bendición de Dios de las dos ramas principales del árbol familiar de Abraham ahora se había cumplido. ¿Pero hay evidencia adicional que corrobore que la Biblia de hecho predijo el advenimiento de Profeta Muhammad (que Al-lâh exalte su mención)?    
MUHAMMAD (Que Al-lâh exalte su mención):
Un profeta como Moisés   
Largo tiempo después de Abraham, la promesa de Dios de enviar al esperado Mensajero fue repetida esta vez en la palabra de Moisés.   
En Deuteronomio 18:18, Moisés habló del profeta que sería enviado por Dios, quien sería:   
1. De entre los «hermanos» Israelitas, una referencia a sus primos Ismaelitas, ya que Ismael era el otro hijo de Abraham al que le fue explícitamente prometido volverse una «gran nación».   
2. Un profeta como Moisés. Difícilmente haya habido dos profetas que hayan sido tan parecidos como Moisés y Muhammad. Los dos recibieron un código de la ley de vida, los dos enfrentaron a sus enemigos y fueron vencedores en forma milagrosa, los dos se aceptaron como profetas y los dos evitaron, emigrando, las conspiraciones para asesinarlos. Las analogías entre Moisés y Jesús no sólo pasan por alto las similitudes anteriores sino otras también cruciales (por ejemplo el nacimiento natural, la vida familiar y muerte de Moisés y Muhammad pero no de Jesús, quien fue considerado por Sus seguidores como el Hijo de Dios y no exclusivamente como un mensajero de Dios como Moisés y Muhammad, y como lo era la creencia musulmana sobre Jesús).   
EL PROFETA ESPERADO DEBÍA VENIR DE ARABIA

Deuteronomio 33:1-2 combina las referencias a Moisés, Jesús y Muhammad. Habla de Dios (es decir la revelación de Dios) viniendo de Sinaí, subiendo de Seir (probablemente el pueblo de Sa’ir, cerca de Jerusalén) y brillando hacia Paran.   
Según Génesis 21:21, el desierto de Paran fue el lugar donde Ismael se estableció (es decir Arabia, específicamente La Meca).    
De hecho la versión del Rey Jaime de la Biblia menciona a los peregrinos que atraviesan el valle de Ba’ca (otro nombre de La Meca) en Salmos 84:4-6.    
Isaías 42:1-13 habla del amado de Dios. Su elegido y mensajero que traerá una ley esperada en las islas y quien no «fallará ni descorazonará hasta que él haya establecido el juicio en la tierra». Verso 11, conecta aquel esperado con los descendientes de Ke’dar. ¿Quién fue Ke’dar? Según Génesis 25:13, Ke’dar fue el segundo hijo de Ismael, antepasado del profeta Muhammad.    
LA MIGRACIÓN DE MUHAMMAD DESDE LA MECA A MEDINA, ¿ESTABA PROFETIZADA EN LA BIBLIA?    
Habacuc 3:3 habla de Dios (la ayuda de Dios) que viene de Te’man. (un Oasis al Norte de Medina según el Diccionario de la Biblia de J. Hasting), y el santo (que viene) de Paran. Ese santo que bajo la persecución emigró de Paran (La Meca) y quien sería recibido en forma entusiasta en Medina no era sino el profeta Muhammad.    
Sin duda el incidente de la migración del profeta y sus seguidores perseguidos se describe vivamente en Isaiah 21:13-17. Esta sección predice también la batalla de Badr en la que unos pocos creyentes mal armados derrotaron a los hombres «poderosos» de Ke’dar, quienes buscaban destruir e intimidar a su propia gente que se había convertido al Islam.   


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *