La sinceridad del Mensajero (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él)


La sinceridad es una virtud moral muy sublime. Por ello el Corán se dio cuenta de esa virtud. Al-lah, Enaltecido sea, dirige la palabra a los que creen en Él diciéndoles: “¡Vosotros que creéis! Temed a Al-lah  y permaneced con los veraces.¨( Sura 9, At·tawba «El Arrepentimiento”: Aleya 119). Esto indica que la sociedad musulmana debe poseer esta maravillosa virtud moral – la sinceridad- porque es la llave del bien.

El mensajero de Al-lah, era un ejemplo a seguir en cuestión de sinceridad. Antes de haber sido enviado como profeta, la gente de Quraish le puso el apodo de “El Sincero, El Honesto”. Y por su sinceridad, los Quraish le confiaban sus secretos, riquezas y encomiendas. Cuando  Al-lah  le inspiró Su mensaje, los Quraish mostraron enemistad, detesto y hostilidad. Sin embargo, el profeta seguía tratándoles según sus virtudes morales, a tal punto que les devolvió las encomiendas que habían depositado en él anteriormente, aunque eran ya, sus mayores enemigos. ([1]).

Cuando Al-lah  ordenó al profeta que advirtiera a sus parientes, el profeta (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) subió al monte As-Safâ y dijo dirigiéndose a la gente: “Si os advirtiera que hay una caballería enemiga que se propone atacaros, ¿Vosotros me creeríais? Le dijeron: “Sí, ya que nunca has dicho más que la verdad” ([2]).

La mayoría de sus enemigos atestiguaron su sinceridad. Al Nadhir Ibn Al Harizah dio un discurso a los señores de Quraish y les dijo: “¡Gente de Quraysh! Por Al-lah ha ocurrido un acontecimiento acerca del cual no tenéis nada que hacer. Mohammad , ha crecido entre vosotros desde la niñez a la juventud. Es el que posee la mejor educación, el más sincero y el mejor cumplidor de vuestras encomiendas. Sin embargo, cuando Mohammad alcanzó la edad de sensatez y os anunció lo que os ha trasmitido, dijisteis ¡es un mago! Por Al-lah  que  no lo es. Porque ya conocemos a los magos, sus bulas e invenciones. Y sabemos que él es muy diferente a ellos. Luego dijisteis que es un adivino. Tampoco lo es, porque bien sabemos que los adivinos, sus cultos y sabios. Dijisteis que es un poeta. No lo es, ya que hemos experimentado a los poetas y escuchado todos los tipos de poesía. Y por fin, dijisteis que es un loco. Por Al-lah  que no lo es….Reflexionar pues, en el asunto porque no es nada fácil de entender ([3]).

El testamento más veraz, que no deja lugar a ninguna duda, es el testamento de Al-lah, el Señor de los Mundos, que dijo en el Corán: “Aquellos que vienen con la verdad y la confirman, ésos son los temerosos (de Al-lâh )” ( Sura 39, Az·zumar «Los Grupos”: Aleya 33).

Aquel que viene con la verdad es Mohammad (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él). Y es Al-lah, Enaltecido Sea, quien testifica que Mohammad (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) viene con la verdad, en Su Corán, que fue revelado desde los siete cielos.  Ibn ‘Ashur [4]comentó sobre esa aleya diciendo: “Aquel que viene con la verdad es Mohammad (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él), y la verdad quiere decir El Corán”

El mensajero de Al-lah (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él), siempre estimulaba a los musulmanes a que siguieran la verdad, tanto en sus dichos, como en sus hechos. Dijo: “Seguid la verdad, porque la verdad lleva a la virtud y La virtud lleva al paraíso. Ciertamente que el hombre dice la verdad y  continúa esforzándose para seguir en la verdad, hasta que se le anote ante Al-lah  – en los cielos- un hombre sincero. Alejaos de la mentira, porque la mentira lleva al libertinaje. Y el libertinaje conduce al Infierno. Ciertamente el hombre crea mentira y se esfuerza en hacerla, hasta que se le anote ante Al-lah  – en los cielos- un hombre mentiroso» ([5]).

El mensajero de Al-lah, dirige la palabra a los musulmanes diciéndoles: “Confirmadme que poseéis estas seis cualidades, y os garantizaré entrar en el Paraíso: Cuando habláis, decís la verdad, cuando prometéis, cumplís., Cumplid con las encomiendas depositadas en vosotros, preservad vuestras partes privadas, cortad las miradas y no os acerquéis de lo prohibido” ([6]).

Y por su educación sublime, el mensajero de Al-lah, tuvo una gran influencia en las almas de los musulmanes y de sus seguidores, de modo que amaron la verdad. La evidencia más clara sobre ello es lo que Abu Al Hawra` AlSaedeî narró diciendo: “Pregunté al Hassan Ibn ‘Alî “¿Qué es lo que has aprendido del profeta? Me contestó: “He aprendido el dicho del mensajero de Al-lah  “Aléjate de lo que incita las dudas y inquietudes, y dirígete hacia todo lo que te de firmeza. Ciertamente que la verdad es la fuente de tranquilidad, y la falsedad es la fuente de inquietud.” [7]

Este amor no proviene de la nada, ya que el profeta (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) adquiere este atributo en todos sus dichos y hechos incluso cuando hace bromas y chistes. Alguna gente piensa que está permitido decir mentiras bromeando. Sin embargo Anas Ibn Mâlik – con el que  Al-lah  esté complacido-  narró una broma que hizo el profeta (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él): Un hombre se dirigió al profeta (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) y le pidió darle un camello para montar, entonces el profeta le dijo: “Bien, te haremos montar al hijo” El hombre dijo exclamando: ¡¿Cómo?! El profeta contestó: El hijo del camello. El camello, solo da a luz a camellos. Es broma”[8]


Aunque el profeta hacía bromas con los musulmanes por su amor y acercamiento a ellos, sin embargo nunca mintió ni siquiera en una broma.

Así actuaba, también en tiempos de guerra. Aunque el profeta decretó que es permisible mentir ante los enemigos, en lo caso  de guerra, para defenderse y protegerse de ellos. [9] Sin embargo, no decía, excepto la verdad. Observamos su reacción y actitud poco antes de la batalla de Badr, cuando los de Quraysh salieron para terminar con los musulmanes. El profeta (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) salió con Abu Bakr As˖sedîq  para reunir noticias sobre los de Quraysh. Se detuvieron ante un anciano del bosque, el profeta le preguntó sobre las noticias de los Quraysh, acerca de Mohammad y sus compañeros. El hombre le contestó,  que no iba a informales de nada, antes de decirle quienes eran. El mensajero de Al-lah  le dijo: “Si nos contestas, te lo diremos” el hombre dijo: ¿Os informaré y en cambio me diréis quien eres?  El profeta le dijo: De acuerdo.

El hombre dijo: He sido enterado de que Mohammad y sus compañeros salieron tal día y se dirigieron hacia tal lugar, y si esa noticia es acertada, entonces habrán llegado a tal sitio – y era exactamente el sitio donde estaba el profeta. También he sido enterado que Qoraysh salieron tal día y se dirigieron hacia tal lugar, y si esa noticia es acertada, entonces habrán llegado a tal sitio. Luego le pregunto: Ahora dime ¿quién eres? El profeta le contestó: “Somos de Maâ`” [10]

Maâ` es una palabra árabe que significa agua. El profeta le dijo “Somos de agua” refiriéndose al material del que el hombre fue creado. Y el hombre entendió que son de un lugar llamado Maâ`.

La mejor conclusión, con que podemos terminar esta parte, es la lección que el mensajero de Al-lah  (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) dio a la delegación de la tribu de Hawazân,  el primer día de haber entrado en el Islam. Les dijo: “El mejor dicho que amo es el dicho de la verdad” [11]

Así, todos los aspectos de su vida, eran caracterizados por la verdad y la sinceridad. Eso es lo que estimula a Carlel a decir: “¿Habéis visto antes a un hombre mentiroso que pueda traernos una religión maravillosa? Efectivamente que no. Este es, como aquel que no puede construir una casa de ladrillo porque no conoce nada de las características de la cal, del yeso, de la arena y de los otros materiales que se utilizan en la construcción, de ahí que nunca podrá edificar una casa, sino una colina de escombros y un montón de materiales mezclados.  No es lógico que tal edificio perdure doce siglos, albergando a doscientos millones de almas[12]. Los pilares de tal edificio se arruinaría pronto, y el edificio desaparecería como si no hubiera existido antes.  Yo se, que la persona debe manejar sus asuntos, siguiendo las normas de la naturaleza. Si no, nunca encontrará respuestas. Lo que aquellos incrédulos anunciaron es mentira. Ni siquiera con todas las falsas justificaciones que inventaron para que pareciera lógico. Es una aflicción que engañen a las gentes – naciones y pueblos – con estas falsificaciones.   ([13]).


([1]) Al Bayhaqî : As-sunan Al Kubrâ (las legislaciones mayores) (12377). Ibn Kazîr (El comienzo y el final) 3/219 y 219. At-Tabarî: Târîj Al Umam wal Muluk “La Historia de las naciones y de los reyes” 1/569.

([2])Al Bujârî y transmitido por Abdul˖lâh Ibn ‘Ab-bâs: Libro de la interpretación, parte: la interpretación de la sura de los poetas (4770). Muslim, libro de La fe. Parte de Su dicho, Enaltecido sea: “Y advierte a tu clan, a los que están más próximos a ti.” Sura de los poetas 214. 508

([3])Ibn Hishâm: La ley  profética 1/299,300. As-suhaylî, Ar-rawdh Al Anif (Los Jardines dignos) 3/68. Ibn Sayyed An-Nâs: ‘Uyûn Al Azar 2/427.

([4]) Véase el libro de Ibn ‘Áshûr: La liberación y la iluminación 24/86

([5])Narrado por Muslim que lo transmitió de Abdul˖lâh Ibn Mas’oud: “Libro de la virtud, las relaciones y la educación”, capítulo de la repulsa de la mentira y la aprobación de la verdad y su virtud. (2607). Abu Daûd (4989) y At-Tirmidî (1971) Ibn Maga (3849)

([6]) Ahmad Ibn Hanbal lo transmitió de Ibn Úbada As-sâmit: El resto de las cadenas de los Ansâr. El dicho de Ibn Úbada As-sâmit. (22809). Shu’ayb Al Arna’ut dijo: Es un dicho bueno. Su cadena de narradores encierra hombres de confianza. Ibn Habbân (271). Al Hakim (8066) Dijo: es un dicho auténtico por su cadena de narradores. Al-Albanî dijo: un dicho bueno. Véase: El libro de Sahihu Al Ÿâmi‘ “El Auténtico, el Compliador” (1018)      

([7])At-Tirmidî: Libro de “Las características del día de la Resurrección” (2518). Dijo que es un dicho auténtico y bueno. Ahmad (1723). Shu’ayb Al Arnao’ut dijo: La cadena de narradores es correcta. An-Nasâ’î (7275). Abû Ya’lî (6762). Al Hakim (7046). Al Albânî dijo es auténtico. Véase el libro de Sahihu Al Ÿâmi‘ “El auténtico, el Compliador” (3378)

([8]) Véase Abu Daûd: El libro de la Educación, capítulo de las narraciones sobre las bromas (4998). Ahmad (13844). Shu’ayb Al Arna`ut dijo: La cadena de narradores es verídica y encierra hombres de confianza como los dos jeques. Y Abu Ya’lî (3776). Al Hussein Selîm Asad dijo: Narrado por los mismos hombres de confianza que narraron El libro de los dichos auténticos.

([9]) Cuando se permite decir mentira: Véase El Jardín de los justos P.565, 566

([10]) Ibn Kazîr, La Sirah del profeta 2/396. Ibn Hisham: La ley profética 1/615. As-suhaylî, Ar-rawdh Al Anif (Los Jardines dignos) 5/73. Ibn Sayyed An-Nâs: ‘Uyûn Al Azar 1-329

([11])Al-Bujârî, de Marawân Ibn Al Hakam y Al Man-nsûr Ibn Majrama: Libro de la delegación, parte de: Es permisible si se otorga algo a un delegado para una gente (2307). Abu Daoûd (2693) y Ahmad (18934)

([12])El número de los musulmanes actualmente alcanza 1.3 Millar de personas. Véase el periódico del Medio Oriente mediante el vinculo siguiente:  http://www.asharqalawsat.com

([13]) Carlel: El libro de los héroes p.43 -200 millones era una numeración antigua al tiempo de la emisión del libro de Carlel (Los héroes).

http://islamstory.com


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *