Ibrahim Niass Nwage

por

en

Nwage nació en Nigeria oriental y vivió como sus compañeros con un espíritu generoso. Fue criado en su cristianismo que estaba planeando para exterminar el Islam en el continente, a pesar de los buenos presagios del futuro del Islam en África según los hombres de opinión razonable, conocimiento y lógica. La rapidez con la que el Islam está siendo adoptado en África está, de hecho, más allá de la imaginación.

Estaba dispuesto a ser uno de los defensores de la cristianización. Al final se convirtió en un cristianizador y supervisor de una iglesia en el este de África, después de haber reunido, de la población cristiana de la aldea, los fondos necesarios y donaciones para construirla. La iglesia se convirtió entonces en un centro importante para la convocatoria al cristianismo y a la práctica de sus ritos y ceremonias. Al tener éxito para llevar a cabo todo lo que le fue confiado, él fue apoyado por todas las instituciones eclesiásticas y corporaciones. En sus manos, la aldea se volvió totalmente cristiana. Sus actividades entonces comenzaron a pasar del pueblo a sus alrededores.

La Historia de su Reversión al Islam

Nwage abrazó el Islam de la mano de los hombres de Tiganiyiah(la Tariqah at-Tigaaniyiah), uno de los movimientos sufíes generalizados en África, y se hizo llamar Ibrahim, como un buen augurio con el líder espiritual de esta tariqah Sufi en Senegal. Pensó que el Islam autoriza el monacato, así que se retiró de la vida pública y dejó el mundo a su gente. Él pasó mucho tiempo aislado, hasta que Al·lâh le destinó a salir fuera de su pueblo.

Conoció a un comerciante musulmán de origen sirio que lo invitó a ser un Daa‘iyiah (convocador) a la religión islámica, al igual que había sido un cristianizador llamando al cristianismo, y le ofreció que sacara de su riqueza todo lo que necesitara para practicar su Da‘wah.

Sus contribuciones

Ibrahim Niass Nwage comenzó a llamar hacia el Islam, la religión de Al·lâh, especialmente a aquellos que ya había cristianizado de su mano. Él estaba asombrado por la fuerte avalancha de la gente africana para abrazar el Islam, y todos aquellos que ya había cristianizado él mismo, se convirtieron al Islam, más bien fueron el doble de ellos en número.

El número de sus conciudadanos que abrazaron el Islam de su mano fue de 6 mil. Entonces, el pueblo se convirtió completamente en musulmán (después de que había sido completamente cristiano). Habiendo pensado construir una mezquita para Da‘wah (llamada) islámica, él sólo encontró la iglesia que ahora estaba abandonada por la población de la aldea que se convirtió al Islam. Su intento de convertirlo en una mezquita encontró fuertes objeciones especialmente desde los periódicos cristianos, y el Gobierno interfirió y le impidió trabajar y además le envió a juicio.

Argumentó que lo construyó de su dinero y los fondos los recogió de los habitantes de la aldea que ahora habían abrazado el Islam, era entonces posesión de su propiedad; y que una iglesia ya no tenía ningún valor en un pueblo cuyos habitantes abrazaron el Islam.

Él fue simplemente multado porque él había demolido la iglesia sin ningún permiso de las autoridades municipales. Después de que salió de la cárcel, recaudó dinero y construyó la mezquita que había soñado.

Pensó en establecer un centro islámico cerca de la mezquita y realizó una gira para recoger donaciones. También puso la primera fundamental de un hospital, al servicio de los musulmanes. El número de aquellos que abrazaron el Islam de su mano fue de aproximadamente 150 mil, todos pertenecientes a la tribu cristiana de Ibo.

Desafiando las dificultades

Las fuerzas hostiles al Islam, el Sionismo mundial, se movió fuertemente con el apoyo de los Cruzados del mundo, para detener la actividad de ese predicador islámico.

La Embajada sionista en Nigeria envió a un hombre fingiendo ser musulmán para ofrecerle a Nwage 55 mil dólares, utilizando su necesidad de dinero para su Da‘wah, siempre y cuando él fuera un Qadiani. Pero Nwage rechazó la oferta diciendo: «Mi Señor está conmigo y no me hará necesitar su oferta».

Las fuerzas se movieron para romper la unión de Nigeria en sí misma. Nigeria oriental se separó bajo un nuevo nombre, Biafra. Esto fue parte de un plan para fragmentar los continentes en miniestados económica y militarmente débiles e indefensos muy fáciles de fagocitar y luego cristianizar.

La guerra estalló en defensa de la nueva República de Biafra; y cuando los musulmanes en general e Ibrahim Niass Nwage en particular rechazaron participar en esta guerra, fue emitida una orden por parte del gobierno militar, para confiscar todos sus bienes incluyendo, por supuesto, el centro islámico y la mezquita. Se implementaron genocidios contra los musulmanes, confirmando las palabras de Al·lâh (lo que significa): {¿Acaso piensan los hombres que se les dejará decir: ¡Creemos! sin ser puestos a prueba? Por cierto que probamos a quienes les precedieron, y Allah bien sabe quiénes son los sinceros y quiénes los mentirosos.} [Corán 29:2-3]

Fuente:http://islamstory.com/es/


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *